VoyeurDesign

Está aquí: Home / Magazine / Restaurantes / Restaurante Hueso, ornamentación ósea en México

Restaurante Hueso, ornamentación ósea en México

Miles de huesos de animales se alinean en el interior de este restaurante. Se llama Hueso, e increíblemente, este detalle de estar lleno en su interior de diversos ejemplares óseos, se aleja de cualquier cuestión macabra y genera un interiorismo lleno de diseño y pretextos donde el ojo repara en cada detalle.

Como si se tratara de un catálogo de joyas, cada hueso empotrado en un cuadro, adorna las paredes de este sitio en Guadalajara, México, diseñado dentro de un edificio de 1940 reformado por el estudio de diseño Cadena + Asociados. Liderado por el fundador Ignacio Cadena, el estudio mexicano Cadena + Asociados convirtió un edificio en la ciudad de Guadalajara, estado de Jalisco, para crear el restaurante de 70 metros cuadrados.

En el exterior encontramos un recubrimiento de color hueso con dibujos lineales en negro, mientras que el interior el revestimiento se consigue a través de una gran variedad de huesos y carcasas de animales, mismas que decoran las paredes. 

La base es toda la gama de blancos que pudiéramos encontrar: azulejos blancos, suelos blancos, paredes blancos, cuadros blancos y huesos en color natural. Se vuelve un diseño deconstructivo, frío que se ve suavizado gracias a la madera en estado natural que encontramos en la mesa, las sillas y en los restos de un tronco de un árbol bastante grueso que se ha mantenido como puntazo visual.

La decoración del esqueleto se inspira en el menú del restaurante, que incluye para comer, recortes de carne inusuales en otros lados del mundo, como la médula ósea.

La piel interior cubre casi cada centímetro cuadrado vertical del interior con más de 10.000 huesos seleccionados y preparados para darle el look peculiar que querían conseguir.

El estudio quiso arrancar con el enfoque de diseño de crear una doble piel: en el exterior, una artesanal limpia, baldosas de cerámica hechas a mano que cubren con un enfoque gráfico toda la fachada y protegen al restaurante como si se tratase de la piel de cualquier ser vivo. En el interior, que se vuelve más orgánico y lleno de textura gracias a las piezas de huesos expuestas, literalmente como obras de arte, mostrando cada resquicio, de diseño arbitrario y único.

Un solo hueso suspendido de una cadena sobre la entrada ofrece a los visitantes una premisa de lo que está dentro. Se trata de un sitio auténtico, de diseño único e inspirado en una visión darwiniana.

Paredes interiores de ladrillo desnudo se lavan en una capa irregular de pintura blanca y cubiertas de techo a piso con cráneos de animales, fragmentos de hueso, dibujos anatómicos y utensilios de cocina blancos.

La ornamentación que pudiese resultar mórbida se suaviza y toma otro contexto gracias a la cubertura blanca, a los detalles en grises, o algunos otros matices pasteles o incluso a huesos cubiertos en metal, que se utilizaron como paleta de color complementaria para resaltar los volumenes de las piezas óseas.

En una vitrina de cristal, al pie de una escalera de color blanco, una selección de las muestras se presenta como una exhibición de museo de historia natural.

Huesos de las piernas están apilados como troncos debajo de un aparador, amontonados en los cubos blancos, y colocados en las mesas, en las que toman el lugar de centros de mesa florales tradicionales.

Sillas Thonet de madera, con su diseño curvado causan el efecto orgánico y delicado que equilibra tanto "look de laboratorio taxidérmico" y se alinean en una larga mesa de madera contundente, de sobre muy grueso que le crea la estabilidad general a un sitio de formas tan diversas, y en un extremo de este espacio, encontramos un tronco de árbol seco que se erige como una carcasa, como un detalle que mete el exterior en el interior.

Ventanales en la parte alta, dejan entrar muchisíma luz que enfatiza esta bruma interior, este blanco casi espectral.

Importante hacer mención a las obras o intervenciones de arte: son de los -Originales- Contratistas: Tomás Guereña y Miguel Ángel Fuentes. Los huesos de aluminio fundido: Mauricio y Sebastián Lara Branding.


La fotografía es de Jaime Navarro.

  

 

Arquitectos Cadena Asociados

Arquitecto: Ignacio Cadena

T+0052 8181 922261

http://www.cadena-asociados.com

 

 

Restaurant  Hueso / Taller de Alfonso Cadena

Efraín González Luna No. 2061

Colonia Lafayette

Guadalajara, Jalisco

México. CP 44150

T+52 33 3615 3591

www.huesorestaurant.com

 

 

 

Visto 1217 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Twitter Feed

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Y recibe las últimas noticias en tu email.